Logotipo de César Peres Dulac Müller

BLOG CPDMA

Categoría:
Fecha: 10 de noviembre de 2023
Publicado por: Equipo de CPDMA

La junta general de acreedores y la posibilidad de flexibilizar el plazo de cierre

Artigo sobre assembleia geral de credores de Camila Cartagena Espelocin

La Junta General de Acreedores, órgano [1] de saneamiento judicial y quiebra con expresa previsión legal en el Ley 11.101/2005 [2] (LRF), su función principal es reunir a los acreedores sujetos para expresar sus intereses particulares y decidir sobre cuestiones relevantes para la marcha del procedimiento sobre las que el LRF requiere su manifestación.

Las atribuciones conferidas al cónclave están previstas en el artículo 35, incisos I y II, de la referida norma, y en el proceso de reorganización judicial su principal objetivo es votar la aprobación o no del Plan de Reorganización Judicial.

La Ley 14.112/2020 modificó varios aspectos de la Ley 11.105/2005, incluyendo la previsión expresa de que, una vez instalada, la asamblea general de acreedores, convocada con el objetivo de votar el plan, debe cerrarse en el plazo de 90 (noventa) días [3].

En particular, al imponer un plazo para la celebración de la junta general de acreedores, el legislador pretendía agilizar el procedimiento [4], evitando aplazamientos sucesivos e injustificados que pudieran conducir a la dilación intencionada del proceso de concurso sin que hubiera una decisión sobre el plan.

El nuevo apartado 9 del artículo 56 de la LRF establece que "En caso de suspensión de la asamblea general de acreedores convocada para votar el plan de reorganización judicial, la asamblea deberá ser clausurada dentro de los 90 (noventa) días siguientes a la fecha de su instalación."

A primera vista, parece existir la posibilidad de suspender la asamblea más allá de los 90 (días), ya que aunque el verbo emana una orden ("deberá"), el procedimiento no indica cuáles serían las consecuencias en caso de incumplimiento de este plazo. Este tipo de disposición, considerada una norma imperfecta, debe interpretarse en consonancia con los demás principios de la LRF (es decir, la preservación de la empresa y la soberanía de las decisiones de la asamblea).

Es importante destacar que aún no existe una jurisprudencia consolidada al respecto. A pesar de ello, como se ha visto en casos de ampliación del plazo de blindaje conocidos como el stay period - en los que la jurisprudencia ha sostenido que las prórrogas sucesivas son admisibles siempre que la sociedad reorganizada no haya contribuido a retrasar el procedimiento-, la tendencia es a flexibilizar la norma para permitir, en base al principio de preservación de la sociedad y al interés superior de los acreedores, que la suspensión de la junta general de acreedores supere el límite de 90 (noventa) días.

En la doctrina encontramos algunas interpretaciones normativas que pretenden suplir la omisión legislativa previendo las consecuencias prácticas de no clausurar la junta en el plazo fijado por la ley. En este sentido, cabe destacar aquellas que afirman que: (i) el plazo sería improcedente y, por tanto, no sancionable [5], (ii) la necesidad de clausurar el cónclave y nombrar una nueva fecha sujeta a un nuevo quórum [6], y por último (iii) la necesidad de declararse en quiebra [7].

En este contexto, en la práctica, partiendo de la premisa de que las sociedades concursadas presenten justificaciones plausibles para la suspensión, así como en atención a la autonomía de la junta general de acreedores, donde los intereses de los acreedores deben ser respetados y protegidos, algunos tribunales ya han admitido la posibilidad de atenuar la previsión contenida en el § 9 del artículo 56 de la LRF, ratificando la posibilidad de someter a votación la suspensión del acto por un plazo superior a 90 (noventa) días, de forma que corresponderá a los acreedores tomar esta decisión[8].

A título de ejemplo, en una reciente decisión dictada en el marco de la reorganización judicial de Aelbra Educação Superior - Graduação e Pós-Graduação S.A., se autorizó una flexibilización de dicho plazo, por considerar que la reciente modificación de la ley es susceptible de interpretación, así como que, en este caso, una prórroga excepcional del plazo no perjudicaría a los interesados, sino todo lo contrario, ya que la votación de un plan que aún no está maduro podría causar perjuicios a los destinatarios [9].

Aunque la preocupación del legislador por la duración razonable del proceso es comprensible, en la práctica el retraso en la conclusión de las juntas generales de acreedores se debe a dificultades estructurales del propio procedimiento que no pueden resolverse fijando plazos. Además, corresponde al acreedor decidir si vota sobre el plan o suspende la junta para que puedan resolverse las cuestiones y el plan esté listo para ser presentado a los acreedores.

La prohibición de suspensión de la junta general de acreedores por más de 90 (noventa) días podría perjudicar potencialmente a los implicados, tanto acreedores como deudores. Sobre todo si tenemos en cuenta que el entorno de la reunión es responsable de intensificar las negociaciones y ajustar procedimientos complejos como la financiación de los deudores (DIP financing), enajenación de activos (distressed assets), desglose y venta de las unidades de producción del deudor (fusiones y adquisiciones), ajustes de las propuestas de base/vinculantes (stalking horse) y tantos otros ejemplos, la ampliación de este plazo está justificada.

En la mayoría de los casos, estos procedimientos son complejos y a menudo dependen del enlace con un número significativo de acreedores, el análisis en comités internos, la circulación de información a los inversores (generalmente mediante acuerdo de confidencialidad - NDA), cuyo plazo de finalización no depende del deudor; al contrario, es el acreedor quien dicta el ritmo de evolución de la propuesta, las contrapropuestas o la nueva suspensión.

En otras palabras, a riesgo de afrentar los principios de preservación de la empresa y la soberanía de la junta de acreedores, es razonable dejar de lado la interpretación aislada del artículo 56, párrafo 9, de la Ley 11.101/2005, y autorizar tantas suspensiones como sean necesarias para que no se someta a votación un plan inmaduro y, por lo tanto, incapaz de satisfacer las necesidades de los deudores y acreedores, y para que se promueva la preservación de la empresa y su función social.

Es en este sentido en el que se espera que se consolide la jurisprudencia.


[1] La idea de órgano está vinculada a la de interés común o colectivo. Véase: AZEVEDO, Erasmo Valadão. FRANÇA, Novaes. ADAMEK, Marcelo Vieira Von. Junta General de Acreedores. São Paulo: Quartier Latin, 2022.p. 96.

[2] La Junta General de Acreedores se rige por el artículo 35 y siguientes de la Ley 11.101/2005.

[3] Artículo 56. § 9º: En caso de suspensión de la asamblea general de acreedores convocada para la votación del plan de reorganización judicial, la asamblea deberá ser clausurada en el plazo de 90 (noventa) días a partir de la fecha de su instalación.

[4] En un estudio realizado por la Asociación Brasileña de Jurimetría (ABJ), se constató que el número de sesiones de la asamblea hasta que el plan sea votado es el principal factor de prórroga del plazo para la votación.

Disponible en: https://abjur.github.io/obsFase2/relatorio/obs_recuperacoes_abj.pdf

[5] LOLLATO, Felipe, FRANÇA, Guilherme. Junta general de acreedores: novedades y puntos controvertidos". Artículo publicado en el libro "Reforma de la Ley de Reorganización y Quiebra (Ley 14.112/20)". Editora IASP, 2021.p.484-486.

[6] COELHO, Fábio Ulhoa. Comentários à Lei de Falências e de Recuperação de Empresas. 15. ed. São Paulo: Revista dos Tribunais, 2021. p.235.

[7] AZEVEDO, Erasmo Valadão. FRANÇA, Novaes. ADAMEK, Marcelo Vieira Von. Junta General de Acreedores. São Paulo: Quartier Latin, 2022.p. 98.

[8] Sobre o Quórum Geral de Deliberação dispõe o artigo 42, da Lei 11.101/2005 que “Considerar-se-á aprovada a proposta que obtiver votos favoráveis de credores que representem mais da metade do valor total dos créditos presentes à assembléia-geral, exceto nas deliberações sobre o plano de recuperação judicial nos termos da alínea a do inciso I do caput do art. 35 desta Lei, a composição do Comitê de Credores ou forma alternativa de realização do ativo nos termos do art. 145 desta Lei.”

[9] Proceso de Recuperación Judicial nº 5000461-37.2019.8.21.0008, tramitándose ante la 1ª Sala del 4º Juzgado Civil del Tribunal de Distrito de Canoas - RS.

Por: Camila Cartagena Espelocin

Reestructuración y Insolvencia | Equipo CPDMA

Volver

Mensajes recientes

El uso indebido de una marca por parte de un antiguo socio puede reconocerse no sólo como competencia desleal, sino también como mala fe.

El 14 de febrero, el periódico "Valor Econômico" publicó un artículo en el que se señalaba que el Tribunal de Justicia de São Paulo había reconocido competencia desleal en el uso indebido de una marca por parte de un antiguo socio. La noticia, sin embargo, no da el número del caso en el que sería posible analizar más detalles de la decisión, pero sí informa de que las personas habían firmado un [...]

Leer más
Las primeras sanciones aplicadas por la Agencia Nacional de Protección de Datos Personales (ANPD) fueron una llamada de atención para las empresas: la LGPD es una ley seria y hay que cumplirla.

La Ley General de Protección de Datos Personales - Ley nº 13.709/18 (LGPD) fue publicada en 2018 y entró en vigor en 2020. Este plazo se dio a las personas jurídicas públicas y privadas (agentes de tratamiento) que recogen, almacenan o procesan datos personales de personas físicas, en Brasil o en el extranjero, con el fin de [...]

Leer más
Posición empresarial sobre la reciente decisión del STF que declaró constitucional la recaudación de contribuciones asistenciales por los sindicatos

Recientemente, el Supremo Tribunal Federal (STF) dictaminó por unanimidad que los sindicatos pueden recaudar contribuciones asistenciales, incluso de empleados no afiliados, en la ARE 1.18.459 (Tema 935 de la Repercusión General), siempre que se garantice al trabajador el derecho de oposición, estableciendo la siguiente tesis: "es constitucional establecer, por acuerdo o [...]

Leer más
Nuevo capítulo en el litigio sobre el término "HELLES", registrado como 'marca'.

Recordando el caso... Todo comenzó a principios de 2019, cuando la cervecería Fassbier notificó extrajudicialmente a una serie de cervecerías de Rio Grande do Sul por el supuesto uso indebido del término HELLES, alegando tener el uso exclusivo de la expresión, dado que la palabra estaba registrada como marca. No satisfechos con [...]

Leer más
Suspensión de las ejecuciones laborales contra empresas del mismo grupo económico

En reciente decisión, el STF suspendió la tramitación de ejecuciones laborales que discutan la inclusión, en la fase de ejecución, de una empresa integrante de un grupo económico que no participó del proceso de conocimiento. En los procesos laborales, cuando se llega a la fase de ejecución y el deudor principal no tiene bienes suficientes para pagar la deuda, muchos [...]

Leer más
El STJ dictamina que se puede prescindir de la personalidad jurídica de una asociación civil, pero limita la responsabilidad a los directivos

La 3ª Sala del Superior Tribunal de Justicia (STJ) [1] desestimó el recurso extraordinario interpuesto por los administradores de una asociación civil, a la que se había desconocido su personalidad jurídica en un caso de uso indebido de una marca. El Tribunal, en una sentencia cuyo autor es el juez Marco Aurélio Belizze, consideró que el desconocimiento de [...]

Leer más
cruzarmenúchevron-abajo
es_ESEspañol
Linkedin Facebook interés Youtube jajaja gorjeo Instagram Facebook en blanco rss-en blanco Linkedin en blanco interés Youtube gorjeo Instagram